Historia de los hongos alucinógenos.

El culto antiguo.

Los primeros datos que se tienen de hongos alucinógenos se remontan mucho antes a la era cristiana, el culto a los hongos en México se remonta a un pasado lejano, descubierto por los primeros españoles en llegar al lugar.

 

Se relato el efecto narcótico y embriagador que producía la ingestión de algunos hongos mágicos, teonanacatl, “carne de Dios”, y las extrañas alucinaciones, los sueños multicolores, acompañados a veces de visiones demoníacas, de accesos de hilaridad, de excitación erótica, o por el contrario, las fases de sopor, incluso de bienestar que producía la ingestión de estos agáricos, en fin, el partido que sacaban de dicho estado.

 

De estos relatos y de muchos otros deducimos que en la época precolombina, era muy común consumir hongos alucinógenos, y que esas costumbre estaban difundidas y se practicaban en público, y no en lugares ocultos, como sucedió después que los españoles persiguieran esta practica.

Hoy día podemos sacar conclusiones de que estos hongos alucinógenos no pueden cocerse ni ponerlos en agua hirviendo, solo se pueden consumir frescos, crudos o secos.

 

Este descubrimiento dio lugar a numerosos estudios experimentales de origen clínico, algunos orientados a la psiquiatría.

 

En la actualidad.

Algunos grupos en la zona que abarca del centro de México hasta Oaxaca siguen usando este tipo de hongos: grupos de nahuas, mixtecos, mixes, mazatecos y zapotecos, entre otros. Un personaje importante en la historia del uso medicinal de los hongos fue María Sabina.

En nuestra tienda online podrás encontrar la mayor variedad en hongos alucinógenos.