Es imprescindible administrar a las plantas el agua de riego ajustando correctamente los valores de PH y EC de nuestra mezcla de fertilizantes con agua para asegurarnos de un aprovechamiento óptimo de los nutrientes por las plantas, además prevendremos futuras carencias y más que posibles bloqueos en las raíces.

Entonces, ¿Cuál es la manera mas exacta de controlar estos valores adecuadamente? Hoy por hoy existen en el mercado múltiples medidores de PH en función del tipo de cultivo y el presupuesto que se disponga. Nos centraremos en los dos más comunes: Medidores portátiles o de lapicero y medidores continuos, fijos o de sonda.

En principio los portátiles, mas económicos en general, son los mas adecuados para medir pequeñas cantidades de agua, estos medidores son mas versátiles a la hora de realizar lecturas en  depósitos de difícil acceso y soluciones nutrientes que se van a administrar en el momento.

Los lectores de sonda ofrecen por el contrario una medida más exacta que los anteriores debido a que la lectura que ofrecen es constante y ante cualquier pequeño cambio es indicado por pantalla. Estos medidores son los ideales para depósitos de agua de mayor tamaño e imprescindibles en mi opinión,  para los sistemas hidropónicos y aeropónicos, sujetos a mayores cambios a lo largo del ciclo de cultivo.

Es muy importante disponer de instrumental adecuado y no se debería escatimar demasiado en los gastos de un medidor de Ph y un medidor Ec. Pensamos que se trata de una herramienta indispensable,  que con una correcta limpieza y mantenimiento nos durara mucho tiempo

La mejor manera de conservarlo es calibrarlo de manera muy regular, limpiarlo después de cada uso sumergiéndolo unos minutos en agua destilada y por ultimo añadiendo unas gotas de solución calibradora en la tapa o cierre de la sonda, de esta manera siempre permanecerá en condiciones prefectas para el siguiente uso.

medidores ph y ec cannabis